Todo Sobre seguir a Jesús Atardecer sobre aguas tranquilas - Todo Sobre seguir a Jesús La bandera

Discípulo de Cristo

QUESTION: ¿Puedo convertirme en un discípulo de Cristo?

ANSWER:

Ciertamente, usted puede convertirse en un discípulo de Cristo. El discipulado no está dirigido sólo para pastores y ministros; es el mandamiento de Jesús para los creyentes – para cada creyente. Si usted tiene una relación personal con Jesucristo, eminentemente está calificado para convertirse en un discípulo. Es un gran llamamiento; de hecho, a menudo se le denomina la Gran Comisión. Es una comisión de amor dada a nosotros por Dios.

Cuando usted piensa en convertirse en discípulo, ¿qué le viene a la mente? ¿Piensa en seguir a Jesús, ayudando otros? ¿U otra cosa? La verdad es que todos deberíamos ser evangelistas en cuanto a convertir a otros en seguidores de Jesús. El discipulado es un mandamiento que no se practica tanto como debería. Un informe reveló que sólo el 15% de las iglesias en los Estados Unidos están creciendo, y el 14% de ellas sólo crecen por transferencias, esto es, que los miembros se mudaron de una iglesia a otra. Lamentablemente, sólo el 1% de las iglesias en los Estados Unidos está creciendo realmente. Así que, SÍ, usted será bienvenido como un discípulo de Jesús, ¡pero dese cuenta que es un trabajo duro! Lucas 9:23 dice: “Entonces él [Jesús] les dijo: ‘Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame.’”

Ser un discípulo de Cristo significa que usted debe estudiar Su Palabra, y vivirla. Como discípulo del Señor, se le requerirá diseminar Su Palabra, sin importar los sacrificios y dificultades personales que tenga que soportar.

Leemos sobre esto en Lucas 14:25-33: “Grandes multitudes iban con Él; y volviéndose, les dijo: ‘Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y a su madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre,. No se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo suficiente para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: “Este hombre comenzó a edificar y no pudo acabar.” ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada, y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.’”

Usted forma parte del rompecabezas divino; forma parte del plan y metodología de Dios. Él desea utilizarle, para ser parte de Su ministerio al Mundo. Es un gran llamamiento, pero un llamamiento digno, como se indica en Mateo: 28:19-20: “Por tanto id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

Jesús desea que ayudemos a tantas personas como sea posible a encontrar la salvación en Él. Desea que seamos Sus discípulos, y luego que convirtamos a otros en discípulos también. Esto es lo que desea, y sobre todo, desea que amemos a nuestro prójimo, así como Él lo hizo.

Se nos dice que el apóstol Juan fue el discípulo más cercano a Jesús (Juan 13:23). Juan tenía cualidades que le hicieron destacarse de los otros apóstoles, siendo la principal característica su compasión y su amor. Jesús le confió el cuidado de Su madre a Juan (Juan 19:25-27). Juan proclama diez veces en el Nuevo Testamento el mandamiento de Cristo de amarnos los unos a los otros, y el amor de Jesús por la humanidad. Esto muestra que Juan sabía que era el mensaje más importante para Jesús, y que debería ser importante para nosotros. Si Dios es amor, entonces el amor es de lo que se trata el cristianismo.

Este artículo también está disponible en inglés.

¡Aprenda Más acerca de ser a un Discípulo de Cristo!


¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas



Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutFollowingJesus.org, Todos los Derechos Reservados