Todo Sobre seguir a Jesús Atardecer sobre aguas tranquilas - Todo Sobre seguir a Jesús Banner

Cristianos Carnales

QUESTION: ¿Cómo podemos exhortar a nuestros amigos que viven como cristianos carnales?

ANSWER:

Se puede exhortar a los cristianos carnales a cambiar y a comenzar a crecer en su vida cristiana. Considere enfatizar los siguientes conceptos:

Discipulado: Algunos nuevos cristianos continuarán viviendo una vida carnal, a menos que sean exhortados y discipulados. Es importante enseñarles a los cristianos cómo practicar disciplinas espirituales—estudiar la Biblia, orar, y confraternizar con otros creyentes (por citar unas pocas). Es de esperarse que los cristianos crezcan y maduren. La obra del Espíritu Santo dentro de ellos, el amor, la exhortación, y el testimonio de otros creyentes, son muy importantes para todos los cristianos, pero especialmente para el nuevo creyente. Hebreos 3:12-14 trata específicamente de esto, diciéndoles a los cristianos que se exhorten el uno al otro a amar y a hacer buenas obras:
    "Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo. Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno se endurezca por el engaño del pecado. Porque somos hechos participantes de Cristo con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio."
Oración: Ore por los amigos que viven como cristianos carnales. Dios nos dice que les preguntemos cómo podemos orar por ellos. La oración puede incluir áreas de sus vidas en las que ellos tal vez no están conscientes de la necesidad de oración especial. Permita que Dios le guíe cuando haga este tipo de oración, y recuerde permitir que Dios le ayude a quitar "la viga de su propio ojo" primero (Lucas 6:42). Entonces tendrá un testimonio para compartir. Si sus amigos están de acuerdo, ore con ellos. Es bueno cuando los amigos oran juntos.

Muéstrese compasivo: Muéstrele a sus amigos, quienes pueden estar viviendo carnalmente, la misma compasión que Dios le ha mostrado a usted. Judas 22-23 dice: "A algunos que dudan, convencedlos; a otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne."

Estudie la Palabra de Dios: Una manera en que los amigos pueden disfrutar de la mutua compañía, es pasar tiempo leyendo y estudiando juntos la Palabra de Dios. Las discusiones deben ser abiertas, amigables, y en un ambiente donde todos se sientan seguros. La Biblia es alimento sólido para la persona espiritualmente madura (Hebreos 5:14) y debemos utilizar las instrucciones de la Santa Palabra de Dios para ocuparnos en nuestra salvación (Filipenses 2:12).

Confraternidad: Exhorte a sus amigos cristianos carnales a confraternizar con las personas que creen que la Palabra de Dios—la Biblia—es verdadera. Es importante confraternizar con personas que tengan una relación con Jesús y estén creciendo en su vida cristiana. Jesús vino para libertarnos de todo lo que nos mantiene cautivos (Isaías 61:1) y podemos ver esto en la práctica en la confraternidad con otros creyentes.

Comparta las Escrituras: La Biblia tiene algunas Escrituras específicas para compartir con los amigos que continúan viviendo como cristianos carnales. Escrituras que instruyen a los cristianos a cómo vivir como hijos de luz y a crecer espiritualmente incluyen: Efesios1:4-5, 4:17-32, Romanos 6:5-14, 12:2, Filipenses 2:12-13, Colosenses 3:9-10, Santiago 5:16, Salmo 51:17.

Estudiar la Biblia juntos puede ayudar a los cristianos a acercarse más a Dios, y por consiguiente, a intimar más en sus relaciones con otros. Esta es una buena manera de ayudar a los amigos que todavía viven carnalmente. Cuatro áreas de la vida que a menudo ocasionan que el cristiano tropiece y se aferre a su vida carnal son:
    Raíces de amargura que contaminan (Hebreos 12:15). Las raíces amargas se forman por juicios pasados y por una reacción carnal ante las circunstancias y el entorno.

    El perdón y la falta de perdón (Mateo 6:14-15, 18:21-35, Marcos 11:25-26, Juan 20:22-23, Efesios 4:32, Colosenses 3:13, y Primera de Pedro 3:1-10).

    Un espíritu adormecido. Nuestros espíritus deben ser despertados, nutridos, y alimentados así como lo hacemos con nuestros cuerpos, o no estaremos sanos espiritualmente (Romanos 13:11-14, Primera de Tesalonicenses 3:1-5).

    No honrar al padre y a la madre (Proverbios 20:20, 30:11-12, Deuteronomio 5:16).


La provisión de Dios para nosotros de madurar como cristianos, no de ser cristianos carnales.
La Biblia es una historia de amor—la relación de Dios y el hombre. Es una historia de la obra de Dios a través de la historia bíblica para ayudar a Sus hijos a encontrar su camino a casa. Un Padre amoroso nos ha dado la Biblia para nuestra edificación e instrucción (Efesios 2, Hebreos 4:12). El lavado por la Palabra de Dios produce una mente renovada para que no tengamos que ser conformados a este mundo, sino ser transformados (Primera de Corintios 5:12, Segunda de Corintios 10:4-5, Gálatas 2:20-21), preparados para recibir la plenitud del evangelio de Cristo. Dios tiene un plan, y ha abierto un camino para que podamos estar preparados para servir al reino de Dios en la tierra, y para el llamado a nuestro hogar celestial.

Jesús pagó el precio de nuestra completa y verdadera libertad cuando tomó la copa de nuestro pecado en Getsemaní. Él sufrió, derramó su sangre, y murió voluntariamente en la cruz del Calvario, y luego resucitó victorioso de la muerte. Su obra en la cruz (Filipenses 2:12) nos alinea con el estándar de justicia y rectitud de Dios mediante Su gracia y misericordia en la cruz. La obra de Jesús nos liberó de la oscuridad interior (el hombre interior).

Es nuestra responsabilidad examinarnos y prepararnos (Segunda de Corintios 13) para experimentar la plenitud de las bendiciones de la salud espiritual.

Este artículo también está disponible en inglés.

Cristianos Carnales - ¡Aprenda Más!


¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas



Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutFollowingJesus.org, Todos los Derechos Reservados